La ilustradora española Ana Juan inaugura exposiciones en Querétaro  

 

Ana Juan inaugura exposiciones en Querétaro 

 

  • En el Real Colegio de Santa Rosa de Viterbo y la Biblioteca Infantil del Museo de la Ciudad.

 

La ilustradora española Ana Juan, inaugura el viernes 28 de  noviembre a las 19:00 horas la exposición de ilustraciones pertenecientes al libro “Amantes”, en la Galería del Real Colegio de Santa Rosa de Viterbo. El sábado 29 a las 12:30 horas, inaugurará la exposición de ilustraciones pertenecientes a sus libros “Frida”, “Snowhite” y “Carmilla”, en la Biblioteca Infantil del Museo de la Ciudad. Además, el jueves 27 a las 12:00 horas en la Galería Libertad, la autora venderá y firmará sus libros. 

Ana Juan es una ilustradora, escritora, escultora y pintora española nacida en Valencia en 1961. Su estilo personal y diverso en el uso de los colores, los personajes, los ambientes que van desde lo más terrorífico, pasando por escenas románticas, hasta las más tiernas y jugosas destinadas a un público infantil.

A comienzos de la década del 80 se licencia en la Universidad Politécnica de Valencia, y comienza a colaborar con algunas revistas madrileñas, en un comienzo sus trabajos están marcados por el expresionismo en blanco y negro que posteriormente evolucionó hacia el cubismo.

En 1994 pasó tres meses en Japón, becada por la Editorial Kodansha. De esta etapa es su trabajo “Amantes”, un repertorio de historias de amor narradas en ocho ilustraciones cada una. El expresionismo, el cubismo, el blanco y negro y una breve etapa manierista dejaban paso a los colores pastel y las formas redondeadas.

En 1995 da el paso a la escena internacional ilustrando la portada de “The New Yorker”, a la que se le sumarían muchas más. Esta etapa se caracterizará por un nuevo salto cromático, que utilizará como un elemento narrativo más en sus propuestas.

El uso del volumen también será una constante en todas estas obras, plagadas de seres misteriosos y ambiguos. La última etapa de Ana Juan se ha centrado en la ilustración de cuentos. Clásicos infantiles, como La Bella Durmiente, se alternan con otros dirigidos a un público más adulto, como Snowhite, versión de Blancanieves pasada por el tamiz de Gorey o Burton. Frida o Comenoches, son otros ejemplos de la constante evolución de la artista en esta nueva faceta de carrera.

En el año 2010 gana el Premio Nacional de Ilustración del Ministerio de Cultura Español. Este galardón nace con el objetivo de reconocer y distinguir el conjunto de la labor realizada por un ilustrador español en el ámbito del libro y la literatura y está dotado con 20.000 euros.

Ana Juan llegó a Madrid en los comienzos de la añorada “movida madrileña” con su recién estrenada licenciatura de Bellas Artes bajo el brazo. Y en seguida tuvo su oportunidad de la mano de Felipe Hernández Cava, que estaba poniendo en marcha la revista Madriz, uno de los cómics de referencia en los ochenta.

El punto de partida de estos primeros trabajos de Ana Juan fue el expresionismo en su versión en blanco y negro más radical, y que posteriormente evolucionó hacia el cubismo. El trabajo de esos años se completaba con obra gráfica, carteles y postales que incidían en sus temas preferidos: ambientes y personajes marginales, bares, músicos o amantes. Precisamente, a estos últimos dedicó uno de sus mejores trabajos: Amantes, surgido en su etapa japonesa, gentileza de una beca de la editorial Kodansha. Se trata de todo un repertorio de historias de amor narradas en ocho ilustraciones cada una. El expresionismo, el cubismo, el blanco y negro y una breve etapa manierista dejaban paso a los colores pastel y las formas redondeadas.

Por aquel entonces, Ana Juan ya era una reconocida ilustradora que publicaba habitualmente en las páginas de El País y El Mundo, aunque su gran salto internacional tuvo como destino el lugar con el que sueña todo ilustrador: The New Yorker. Esta etapa se caracterizará por un nuevo salto cromático, que utilizará como un elemento narrativo más en sus propuestas.

Después vendrán sus trabajos en Time Magazine, LATimes, Boston Globe, Elle, Woman, Geo, LA Book Review, además de una lista de premios interminable. El uso del volumen también será una constante en todas estas obras, plagadas de seres misteriosos y ambiguos.

Ana Juan habla de su obra: “Me gusta que sean sugerentes, divertidas y con una puerta a la fantasía siempre abierta. Tengo debilidad por las historias transgresoras y un poco irreverentes, pero no es fácil conseguir su publicación, las grandes editoriales están muy preocupadas por las cifras de ventas. Menos mal que, gracias a las pequeñas editoriales que se arriesgan a publicar libros “diferentes” que en alguna ocasión dan la sorpresa de convertirse en superventas, hay todavía una esperanza.”

 

Fuente: Instituto Queretano de la Cultura y las Artes